El Gobierno de Aragón ha autorizado a trabajar en la sanidad privada a 1.300 médicos de la pública en solo ocho años

 
Publicado en El Diario.es

El Gobierno de Aragón ha autorizado a 1.305 médicos de la sanidad pública para trabajar en clínicas y consultas privadas, o para abrir sus propios negocios, en los últimos ocho años, a un ritmo de más de 160 al año y con picos de en torno a los 220 en dos de esos ejercicios, según indica una respuesta parlamentaria de la consejera de Sanidad, Pilar Ventura, a la cuestión planteada por el coordinador autonómico y diputado de IU, Álvaro Sanz.

Acabar antes del verano de 2023 con esa situación, tan habitual como para que 22 jefes de servicio (8) o de sección (14) sigan trabajando en los dos sectores al llevar compatibilizando la ocupación en la privada con el rango de mando intermedio de la pública desde antes de que en 2011 esa posibilidad fuera prohibida por una norma autonómica, es uno de los puntos que recoge el acuerdo bilateral para la investidura de Javier Lambán firmado entre el PSOE e IU. Siempre, con la excepción de la investigación y la docencia, «que entendemos necesario y adecuado», señala Sanz.

Ese objetivo, en cualquier caso, requiere llevar a cabo modificaciones normativas. Los jefes de servicio y de sección, así como los médicos que tienen «la responsabilidad del funcionamiento de la unidad correspondiente», trabajan con dedicación exclusiva y cobran un plus por ello. Sin embargo, exigírsela «a todos los profesionales del sistema sanitario público sería una medida abiertamente contraria» a la ley, señala Ventura, ya que esta «restringe la incompatibilidad» entre el desempeño de un puesto público con otro privado a que este último «pueda impedir o menoscabar el estricto cumplimiento de sus deberes o comprometer la imparcialidad o independencia del funcionario».

Más del 80% son especialistas

Las autorizaciones al personal sanitario aragonés para compatibilizar su trabajo en un servicio público con otro en el sector privado ascienden a 2.107 entre 2012 y 2019. Más de la mitad de esos permisos, 1.305, han sido para médicos mientras los profesionales de la enfermería obtenían 332 y otras ocupaciones, como anestesistas, comadronas o fisioterapeutas, 470 más.

Entre los médicos, el predominio de los especialistas resulta abrumador con 1.094 autorizaciones que suponen más del 80% frente a solo 154 de los médicos de familia y 57 entre los pediatras, cuya ausencia en numerosas zonas rurales ha provocado quejas y movilizaciones de usuarios y de instituciones. No obstante, el cierre del grifo ha sido claro para estos últimos, con solo dos permisos en los últimos dos ejercicios.

Casi el 60% de las autorizaciones al personal sanitario, con todas las categorías incluidas, han sido para trabajar por cuenta propia en sus propias consultas mientras el resto eran para cerrar contratos con centros privados. Las mujeres, 1.307 de 2.107, son mayoría entre los empleados públicos que han obtenido los permisos.

Sin criterios sanitarios, solo funcionariales

Llama la atención una de las afirmaciones que incluye la consejera Ventura en su respuesta a Sanz: «En todo caso, las autorizaciones de compatibilidad no son competencia del Servicio Aragonés de Salud ni del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, sino de la Dirección General de Función Pública, previa instrucción de los oportunos expedientes por la Inspección General de Servicios».

Es decir, que los permisos para abrir consultas y trabajar en clínicas se conceden al margen de los criterios sanitarios y teniendo solo en cuenta los laborales de compatibilidades, todos ellos de mediados de los años 80.

La consejera explica que los responsables de los centros sanitarios públicos están obligados a «exigir a todo el personal, incluido el que cuenta con autorización de compatibilidad, el cumplimiento del horario», destaca que «la coincidencia horaria entre ambas actividades es causa de informe desfavorable» y anota que la Inspección de Servicios Sanitarios hace seguimientos para «la evitación de que el personal con autorización de compatibilidad atienda al mismo usuario en la privada y en la pública».

El quebranto de esas reglas conlleva la apertura de un expediente disciplinario y, «en su caso, de expediente de reintegro de retribuciones indebidas».

Next Post

Carta de Pensionistas Euskal Herria a los pueblos del Estado

Mié Ene 22 , 2020
Share on Facebook Tweet it Email Share on Facebook Tweet it Email Descargar en pdf. Carta abierta a los Pueblos del Estado: Es necesario extender la lucha por la defensa del Sistema Público de Pensiones y de unas Pensiones Públicas Dignas Desde el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria, nos dirigimos a vosotras y vosotros para informaros que el día 30 de Enero hemos decidido convocar una movilización general y apoyar la huelga general convocada ese día por una parte importante de los movimientos sociales y la mayoría de los sindicatos de Euskal Herria. Lunes tras lunes, 13.000 personas pensionistas ocupamos las plazas de un centenar de pueblos en Araba, Bizkaia,Gipuzkoa y Nafarroa y hemos realizado una docena de manifestaciones multitudinarias pero todavía no hemos alcanzado nuestros objetivos mínimos. Quienes desde Junio del 2018 debían hacer algo, el gobierno del Estado, no lo ha hecho, no lo está haciendo y no disponemos de garantías suficientes de que en los próximos meses lo vayan a hacer con el nuevo gobierno; las promesas de los procesos electorales se las puede llevar el viento y no queremos seguir esperando otros dos años. Esperar nos empobrece; las personas pensionistas disponen cada vez de menos recursos y son cada vez más grandes las necesidades. Nos hemos cansado de excusas, demoras y cuentos y exigimos hechos. Nuestras reivindicaciones son tan urgentes como justas. Se pueden hacer efectivas mañana mismo; solo se necesita voluntad política. Exigimos con carácter de urgencia garantizar pensiones dignas, justas y suficientes que incluye entre otras medidas: La Derogación de los aspectos regresivos de las reformas de pensiones de 2011 y 2013. La revalorización automática de las pensiones en función, como mínimo, del incremento del coste de la vida. Garantizar el sistema público de pensiones y su financiación, si es necesario, con los presupuestos del Estadoy mejorar sustancialmente las cotizaciones sociales garantizando un empleo digno, derogando las reformas laborales de 2010 y 2012 y estableciendo un Salario Mínimo Interprofesional de 1200 euros. Pensión mínima de 1080 euros para acercarnos a las exigencias de la Carta Social Europea. Acabar con la brecha de género en salarios y pensiones incluido el incremento hasta el 100% de la base reguladora de la pensión de viudedad. Derogar los coeficientes reductores de la jubilación anticipada con 40 años cotizados con los criterios de la PNL aprobada en el Congreso y el Senado. Garantizar unas condiciones de vida dignas para las personas mayores y pensionistas que contemple una red pública de servicios universales de atención a la dependencia. […]
A %d blogueros les gusta esto: