CGT exige el fin de los abusos laborales y de la represión sindical en ADICAE

CGT exige el fin de los abusos laborales y de la represión sindical en ADICAE

La organización cuenta con una media anual de 50 personas en la plantilla de todo el país

Gabinete de Prensa del Comité Confederal de CGT

Esta organización, que ha perdido al menos diecinueve juicios contra empleadas y empleados por diversos motivos a lo largo de los últimos años, en la actualidad mantiene abiertos en varios juzgados del Estado español doce litigios laborales. Además, ADICAE ha perdido doce juicios por despidos que no se realizaron respetando la legislación, tres por modificaciones sustanciales de las condiciones laborales, dos por sanciones injustas a trabajadoras y trabajadores, y 2 por impedir la conciliación de la vida familiar y laboral de sus empleadas.

CGT ha podido saber que la sucesión de contratos de «obra y servicio» son habituales en ADICAE, así como la no adecuación de las categorías laborales a las funciones desempeñadas realmente por la plantilla. Las horas extras tampoco son remuneradas por considerarlas la dirección «parte del voluntariado de una asociación».

Ante esta situación, CGT ha puesto en marcha diversas acciones legales y sindicales en todo el país con el objetivo de acabar con los abusos laborales de ADICAE, algo que es impensable en una organización «social» que en teoría debería estar dedicada a la defensa de los derechos de consumidores.

CGT ha mostrado su repulsa hacia la represión sindical que en la actualidad sufren representantes de la plantilla, entre quienes se encuentran compañeras y compañeros de la propia organización anarcosindicalista como el secretario general de la Sección, a quien ya se le ha entregado una carta de traslado de su centro de trabajo de Zaragoza a Madrid.

No vamos a aceptar esta situación en la CGT, por lo que comenzaremos una campaña de presión sindical, a nivel estatal, para obligarles a ajustarse a derecho y terminar de una vez con estas prácticas empresariales que son un claro abuso contra los trabajadores y trabajadoras.

Macarena Amores García

Gabinete de Prensa del Comité Confederal de CGT