Fábricas recuperadas en Argentina: «Nos acostumbramos a trabajar sin patrón»

Fábricas recuperadas en Argentina: «Nos acostumbramos a trabajar sin patrón»

Publicado en Sputnik

 

1065683200

Con la crisis argentina de 2001 comenzaron a cerrar miles de fábricas en todo el país.

Ante la desesperación, muchos trabajadores se hicieron cargo de las mismas. A 15 años del evento que cambió la historia del país, Sputnik habló con la cooperativa 19 de Diciembre, una de las más emblemáticas del movimiento recuperador de empresas. «Que se vayan todos, que no quede ni uno solo».

Había pasado un año desde que la crisis estalló en Argentina pero el reclamo seguía vigente. El ministerio de Economía registraba una tasa de desocupación del 21,5%. Los titulares de los diarios hacían eco de la alarma: se trataba de la desocupación más alta de la historia. Había seis millones de pobres y 2,7 millones de desocupados. © FOTO: COOPERATIVA 19 DE DICIEMBRE Trabajadores de la cooperativa 19 de Diciembre durante la protesta por despidos El país implosionó. Entre 1998 y 2002, en el sector industrial se perdieron 11.000 empresas.

Isaco, en el partido de San Martín, provincia de Buenos Aires, fue una de ellas. Se trataba de una compañía con casi 300 trabajadores, una de las autopartistas más grandes de Latinoamérica. Sus principales clientes eran los gigantes Renault y Fiat. Su facturación anual rondaba los 17 millones de dólares. Sin embargo todo eso se desmoronó.

 

1065683379

 

Poco a poco habían empezado a despedir trabajadores. Se acercaba el fin de año, y algunos de ellos, acorralados, decidieron actuar. «El 19 de diciembre tomamos la fábrica. Venía habiendo despidos. Algunos de personas llevaban 20 años trabajando. Cuando uno está tanto tiempo en una fábrica no es por tu linda cara, es porque sirves.

La empresa quebró pero ellos [la patronal], ya habían hecho sus arreglos con otras fábricas y continuaron haciendo piezas a escondidas», dijo a Sputnik Enrique Iriarte, presidente de la cooperativa 19 de Diciembre, que desde hace 14 años se hizo cargo del negocio. Ese día unos 15 trabajadores ocuparon a la fuerza el establecimiento y se hicieron cargo de la fábrica. Tenían el conocimiento. Arreglaron las máquinas, compraron su propia ropa y se pusieron en marcha. «Lo hacemos, lo vendemos y lo cobramos para nosotros. Acá adentro ya no hay nadie que se lleve la plata sin trabajar», explicó Iriarte.

El caso de la cooperativa fue tan emblemático que se llevó al cine. El guionista y director  Ricardo Díaz Iacoponi, filmó ‘Industria Argentina, la fábrica es para los que trabajan’, dentro del establecimiento, y varios de los asociados colaboraron como extras. La película fue estrenada en 2012. Fue proyectada en fábricas recuperadas, colegios, universidades, centros comunitarios, y participó en festivales internacionales en Alemania, Francia, Serbia, España y Estados Unidos. «Me llamó mucho la atención el compromiso de la gente con su trabajo, la solidaridad entre ellos y la organización para llevar a cabo la autogestión de la empresa.

Estaban convencidos y muy seguros de lo que querían. Muchos eran gente grande y no sabían hacer otra cosa. Sentían la empresa como suya», dijo a Sputnik el realizador Iacoponi. Hoy las piezas que fabrican se distribuyen en el mercado local, Rusia y Alemania. Las ganancias se reparten entre los trabajadores, que están «acostumbrados a trabajar sin patrón». «Hubo desde abogados que nos asistieron con la parte legal, hasta gente que se acercaba a traernos comida durante la toma», indicó Iriarte, quien aseguró que aquél 19 de diciembre quedó atrás: los trabajadores que al principio no se sentían capacitados, hoy están afianzados y con confianza por todas las cosas que consiguieron. Iriarte aseguró que a partir de esas experiencias que se dieron por todo el país, los trabajadores se están dando cuenta de lo que pueden lograr ellos mismos.

Sin embargo, los 22 trabajadores de la Cooperativa 19 de Diciembre viven en la inseguridad jurídica, porque la fábrica no ha sido definitivamente expropiada. Según la abogada de la cooperativa Gisela Bustos, no hay una ley de expropiación definitiva sino que se renueva cada cinco años. Esta situación provoca que los trabajadores vivan con una «incertidumbre jurídica permanente». «Los Gobiernos pensaron que las fábricas recuperadas eran una experiencia pasajera pero no fue así y ni hay una política de fondo para resolver estos problemas», aseguró la letrada.

Mientras tanto, apuestan a la articulación con otras recuperadas del país, pero sobre todo con sus vecinas del municipio de San Martín, como la Cooperativa Unidos por el Calzado, de José León Suárez, con las que han conseguido una ordenanza que establece un Régimen de Empadronamiento de Empresas Sociales y Cooperativas, con el fin de preservar la continuidad de la actividad económica y los puestos de trabajo. «Queremos que nos den algo definitivo. En 14 años hemos hecho un montón de cosas, mantuvimos la fábrica, dimos trabajo, abrimos un bachillerato para unos 100 chicos que reciben educación. Si nos desalojan todas esas cosas se terminar. Sabemos que el barrio nos va a apoyar. Fue una lucha muy dura pero hay que continuar», concluyó.

Más: https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201612201065684004-fabricas-argentina-cooperativa-expropiacion/