Lear no se cierra. Concentración 18 de Junio en Zaragoza.

 

 

El comité de Lear pide alternativas a la pérdida del contrato de GM

 

 

Las dudas sobre el futuro de la planta de Lear en Épila, que emplea a unos 330 trabajadores, siguen sin resolverse. Aunque no existe confirmación oficial por ninguna de las partes implicadas, todo hace indicar que esta factoría auxiliar del automóvil no ha logrado renovar el contrato del que representa el 80% de su producción: los asientos para el Opel Corsa que General Motors (GM) fabrica en la próxima localidad de Figueruelas. Hasta el 2018, cuando se inicie el lanzamiento de la nueva generación de este pequeño vehículo, la carga de trabajo está garantizada. Pero a partir de esa fecha, todo está en el aire.

Ante este riesgo, el comité de Lear se apresuró ayer a reclamar a la compañía que clarifique la situación y que impulse un «plan industrial» en los dos años que quedan hasta la previsible marcha del gran pedido del Corsa para buscar nueva carga de trabajo. «Ahora estamos en el limbo, pero la empresa está a tiempo de buscar futuro para el negocio», apuntaron desde UGT, al tiempo que recordaron que las plantas automovilísticas de España tienen en marcha procesos de adjudicación de piezas de hasta 20 modelos.

La dirección de Lear guarda un escrupuloso silencio sobre lo ocurrido y sus planes de producción. Ni siquiera el Gobierno de Aragón o el ayuntamiento del municipio han logrado contactar con la compañía, que tan solo se ha comunicado con el comité pero sin aclarar el problema surgido. Ayer se produjo el último encuentro entre ambas partes. La empresa, según fuentes de la parte social, volvió a insistir en la idea de que GM no le ha dejado siquiera pujar por los asientos del próximo Corsa. Esta versión, sin embargo, no coincide con la ofrecida por otras fuentes del sector, que apuntan a que Lear sí pudo optar a la adjudicación, pero que la perdió en detrimento de Johnson Controls, que tiene centros de producción en Alagón y Pedrola.

MOVILIZACIÓN

Ante esta situación de incertidumbre, los trabajadores han decidido tomar la vía de la movilización. Hoy se concentrarán a las 12 horas en la plaza del Ayuntamiento de Épila, en defensa del empleo y el futuro de la planta.

El frente político también se ha activado. La consejera de Economía, Marta Gastón, se reunió ayer con el alcalde de Épila, Jesús Bazán, que acordaron trabajar conjuntamente para recabar información y articular en su caso acciones.

 

 

Entrada siguiente

Carmena, Cifuentes, la incineradora mata.

Dom Jun 19 , 2016
Share on Facebook Tweet it Email Share on Facebook Tweet it Email Carmena, Cifuentes, la incineradora mata. Publicado en CAS Madrid       La incineradora de Valdemingómez(1) comenzó su funcionamiento en pruebas en 1995, y en 1997 definitivamente, siendo adjudicada a Tirmadrid S.A.(2), por 20 años. Durante estos años, […]
A %d blogueros les gusta esto: