¡La rebelión de los esclavos no es delito, es justicia!

LOGO

Desde Human Rights Defenders y el Club de Prisioneros de Palestina junto a la Comisión de trabajadores condenados, familiares y amigos de Las Heras-Argentina hemos impulsado esta Red Internacional por la libertad de los presos políticos del mundo y por justicia para nuestros mártires.

 

Luchamos en común con organizaciones palestinas, donde actualmente están detenidos 7000 presos políticos en las cárceles del ocupante sionista de Israel. En Las Heras, una ciudad al sur de Argentina, 10 trabajadores fueron condenados a prisión y a cadena perpetua por el solo «delito» de defender su salario y sus conquistas.

Coordinamos nuestra lucha porque vimos que el enemigo era el mismo e impulsamos una jornada internacional llamada «Global Political Day» el 12/12/2013, día que condenaron a cadena perpetua y cárcel a los trabajadores petroleros de Las Heras. Ese día lo hemos llamado como un «Día de lucha internacional por el trabajador perseguido».

Este día surge como un tributo a la lucha de los pueblos por su libertad y surge haciendo pequeñas acciones en comparación con los grandes sacrificios de los presos políticos por su libertad.

 

Hemos confluido, nos acercamos y hemos hecho llegar nuestra solidaridad a centenares de organizaciones que en el mundo reclaman por la libertad de los presos políticos. Su «delito» no es otro que pelear por sus derechos y por la libertad.

A los regímenes represores y a sus gobiernos no les tiembla el pulso para castigar a los trabajadores y a los pueblos que han decidido luchar y defender lo que les pertenece.

 

El pasado 12/12/2015 nuestra lucha dio un salto cuando realizamos una jornada internacional donde hemos confluido con la juventud rebelde griega que se encuentra encarcelada por el gobierno de la Troika y Syriza, y con las viudas de los 34 mineros asesinados de Marikana que aún claman justicia. Pudimos acompañar y estar junto a los familiares de los 43 normalistas desaparecidos en México, y con los familiares de Darío Santillán, un compañero asesinado junto a Maximiliano Kostequi y tantos otros mártires que fueron masacrados por el estado argentino, donde hoy aún quedan 7.000 luchadores procesados y decenas de nuevos condenados.

Pudimos acompañar el reclamo de los mineros de Asturias, hoy absueltos por la lucha unitaria que se dio por su libertad. Estuvimos en las jornadas de lucha por la libertad de Alfon y contra la persecución que bajo la «Ley Mordaza» realiza la monarquía española de los Borbones y sus partidos a todos los que quieren alzar su voz contra la opresión.

Luchamos junto a los distintos comités por la libertad de Georges Abdallah, entre muchos otros.

Luchamos incansablemente también contra los asesinatos de la policía de Obama de los jóvenes como Eric Gardner y Michael Brown.

Peleamos contra la masacre que llevan adelante contra el pueblo sirio y su resistencia, por la libertad de los luchadores antiimperialistas presos en las cárceles de Guantánamo, como así también por justicia paraJuan Pablo Jiménez, dirigente sindical asesinado por la patronal y por la libertad de decenas y decenas de luchadores presos en las cárceles del régimen pinochetista de Chile.

Hemos compartido la lucha de los presos vascos, detenidos no sólo en el Estado Español sino también en Francia por luchar por los derechos nacionales que reclaman.

Sabemos que estos son tan sólo ejemplos de los miles de luchadores antiimperialistas y por los derechos de los oprimidos que están presos en todo el mundo. Basta nombrar a las cárceles de Egipto, repletas de presos políticos condenados al patíbulo por una dictadura asesina. Y basta ver en EE.UU. a Mumia Abu Jamal que tiene cadena perpetua, mientras se mantienen 500 cárceles secretas de la CIA en el planeta donde se tortura a todo luchador que ose enfrentar al imperio.

 

Desde las cárceles se pelea como lo hicieron los jóvenes griegos, los presos vascos y los heroicos presos palestinos, con larguísimas huelgas de hambre, como la que acaba de terminar Mohammed Al Qeeq, que como ayer Samer Issawi, poniendo en riesgo su vida, hicieron retroceder al estado de ocupación sionista de la nación palestina.

Todos ellos son un ejemplo de lucha. Nuestra Red Internacional se levanta con un grito de libertad. Es hora de que se escuchen todas nuestras voces, que desde las cárceles escriban los presos políticos lo que sienten, que expresen su lucha y puedan coordinarla. ¡Qué se levanten los muros y que pese a estar entre las rejas, se coordine y se reclame con un mismo grito, el grito de «libertad ya»!

En esta página de lucha, los comités de solidaridad, de familiares de los presos y todas las organizaciones de Derechos Humanos, de los trabajadores, de los oprimidos del mundo, podrán coordinar sus esfuerzos para poner en pie esta Red Internacional. Es hora de que se escuchen todas las voces, que intentan ser ahogadas por los muros de oprobio y represión de los carceleros a cuenta de los regímenes opresores.

 

Abrimos estas páginas a todos los que queremos unir nuestra lucha y coordinarla. Esto se vuelve más necesario que nunca.

 

En la Palestina ocupada por el estado sionista de Israel, sus jueces han condenado a Shireen Issawi a cuatro años de cárcel por luchar por los derechos de los presos palestinos y también han condenado a su hermano Medhat a ocho años de prisión por luchar contra la ocupación del estado sionista.

Desde Palestina se prepara el 17 de abril que es el día del preso político palestino, que nos debe encontrar a millones en el mundo ganando las calles con un solo grito: ¡Libertad a los presos palestinos! ¡Libertad a todos los presos políticos!

 

En Grecia ganamos las calles juntos, compartimos sus juicios y su valiente defensa de los presos de la juventud rebelde. Hoy, bajo el gobierno de la Troika y Syriza, sus jueces han condenado a Nikos Maziotis y Giorgos Petrakakos a cadena perpetua, mientras a Antonis Stamboulos y Pola Roupa les dieron 13 y 11 años respectivamente. Es la segunda vez que son condenados, en especial Nikos Maziotis a quien ya le habían dado una pena de 300 años de prisión, a la que ahora se le suman 129 años y una multa de 20.000 euros. Mientras este gobierno de Syriza mantiene encarcelados a 52 presos políticos, jóvenes rebeldes de Grecia. Esto sucede en el país donde bandas fascistas asesinan obreros y estudiantes, se roban todos los derechos de los trabajadores y el pueblo y se encarcelan a refugiados que huyen de las masacres de Siria, Pakistán, Argelia, Marruecos, por parte de los gobiernos represores de las petroleras extranjeras

Desde esas cárceles ha salido el llamado valiente a poner en pie, con mucha fuerza, esta Red Internacional por la libertad de todos los presos políticos.

 

Hemos dado grandes pasos para romper el aislamiento al que nos quieren confinar los distintos gobiernos que nos reprimen, condenan y encarcelan, necesitamos dar muchos pasos más porque nuestra libertad depende de la lucha de todos los oprimidos del mundo por derribar los barrotes y los muros que nos han impuesto para que no luchemos por nuestros derechos y nuestra libertad.

Si aún nuestros enemigos mantienen a los nuestros en prisión, es porque no hemos unido nuestras fuerzas en todo el mundo. Vamos a unirnos por encima de las fronteras, como lo hacen los grandes bancos y empresas para explotarnos y reprimirnos. Nosotros lo haremos para luchar por nuestros derechos y por nuestra libertad.

 

¡Que desde aquí se alce la voz de todos a los que se quiere callar con cárcel, tortura y represión!

¡Libertad a todos los presos políticos del mundo y justicia por nuestros mártires!

¡Todos somos refugiados!

¡La rebelión de los esclavos no es delito, es justicia!