Dos artículos y un documental de actualidad: “ONG: La caridad al servicio del capitalismo” y ” La caridad, analgésico para los pobres”

Dos artículos y un documental de actualidad: “ONG:

La caridad al servicio del capitalismo” y ” La caridad,

analgésico para los pobres”

 Publicado en Insurgente

ONG: La caridad al servicio del capitalismo

Las ONG hace hincapié en los proyectos, no en los movimientos sociopolíticos;movilizan a las personas para producir al margen de la sociedad, no para luchar por el control de los medios de producción básicos y la riqueza; se centran en la asistencia financiera técnica para proyectos concretos, no en las condiciones estructurales que moldean la vida cotidiana de la gente. Las ONG se ha apoderado del discurso de la izquierda. El problema es que este discurso se da en un marco de colaboración con organismos gubernamentales que subordinan la actividad práctica a las políticas basadas en el no enfrentamiento. Debido al carácter local de la acción de las ONG, las reivindicaciones que pretenden nunca van más allá de ejercer influencia en determinados ámbitos de la vida social, con recursos limitados y siempre dentro de las condiciones permitidas por el Estado neoliberal y el sistema macroeconómico. Las ONG y su plantilla profesional compiten directamente con los movimientos sociopolíticos para ejercer su influencia sobre los pobres, las mujeres, los sectores excluidos por motivos étnicos, etc.
Su ideología y sus actividades desvían la atención de las causas de la pobreza y de sus soluciones, que suelen buscar desde abajo y en el interior, en lugar de desde arriba y en el exterior. Las ayudas de las ONG llegan a sólo una pequeña parte de la población, la que obliga a las comunidades a competir entre sí por unos recursos escasos, y generan así rivalidades insidiosas que socavan la solidaridad de clase. Lo mismo ocurre entre los profesionales; cada sector crea sus propias ONG con la intención de captar fondos del exterior. Éstas compiten con la presentación de proyectos que se ajustan al criterio de rentabilidad y bajo coste de los donantes del exterior, al tiempo que afirman hablar en nombre de muchos seguidores. El resultado ha sido la proliferación de ONG que las comunidades pobres han terminado fragmentadas en grupos y subgrupos sectoriales, incapaces de hacerse una idea de todo el panorama social en el que radican las causas de sus males, y aún menos capaces de unirse para luchar contra el sistema. Algunas experiencias recientes demuestran que los donantes exteriores suelen financiar proyectos de las ONG en épocas de crisis. Una vez que los movimientos sociopolíticos pierden fuerza, los fondos se desvían hacia aquellas ONG dispuestas a colaborar con el régimen y cuyos proyectos se ajusten al programa neoliberal. De este modo, el criterio principal para la financiación de las ONG pasa a ser el fomento de un desarrollo económico compatible con el mercado libre, en lugar de la organización social para impulsar el cambio.
La naturaleza de las ONG, su postura apolítica y sus acciones destinadas a promover la autonomía son las causas de las despolitización de los pobres. Se evita la educación política sobre el imperialismo, los postulados clasistas del neoliberalismo y la lucha de clases entre agentes exportadores y trabajadores eventuales. En cambio, las ONG hablan de los problemas de «los desfavorecidos», «la pobreza extrema», «la discriminación sexual y racial», sin enfrentarse al sistema social que produce estas situaciones.
Al incorporar a los pobres a la economía neoliberal a través del voluntariado, las ONG fomentan un ambiente político en el que la solidaridad y las acciones sociales aparentes encubren una actitud conservadora con respecto a las estructuras de poder nacionales e internacionales.
JAMES PETRAS
——————————————————————–

La caridad, analgésico para los pobres

 

«El dolor es grato a Dios.»
MADRE TERESA
La Madre Teresa de Calcuta (1910-1997) era presentada a través de los medios de formación de masas como un símbolo de la abnegación y el trabajo a favor de los más pobres, pero la realidad fue muy distinta.
Para financiar sus supuestas ayudas no dudó en explotar a sus misioneras para que mendigaran por Calcuta pidiendo donaciones, trabajos y comidas a los comerciantes locales. Tampoco de lamer el culo a tiranos como la familia Duvalier de Haití o rendir homenaje a Enver Hoxha (tirano albanés supuestamente «comunista», con el que tenía en común el proyecto nacionalista e imperialista de la Gran Albania, y muy en consonancia de las posteriores pretensiones anexionistas del UÇK). Ni ningún prejuicio de recibir 250.000 dólares robados por estafadores como Charles Keating; dinero que rehusó devolver en el proceso que se realizó contra él en 1992.
Recibió bastante dinero de otras instituciones religiosas y seculares, además del comité del Nobel de la Paz, con el propósito de financiar todo tipo de ayudas para los más pobres de Calcuta. Pero los resultados son bastante decepcionantes…
En sus hospicios no hay calmantes ni jeringuillas esterilizadas. La asistencia médica a los enfermos es nula y con un régimen alimenticio pésimo. El chequeo médico es considerado un lujo innecesario. El trabajo lo realizan empleados que trabajan sin cobrar o con bajos salarios, y voluntarios que hacen largas jornadas agotadoras.
No construyó hospitales, sino morideros. No estaba interesada en aliviar el dolor humano sino solamente salvar almas, ya que defiende la doctrina católica sobre la redención del alma a través del sufrimiento. Aunque ella que tiene problemas de salud no dudaba en ir a tratarse a las mejores y más caras clínicas de Occidente.
También decía que dirigía una escuela en Calcuta para más de cinco mil niños, que según el médico, y autor de Madre Teresa: Veredicto final, Aroup Chatterjee, nunca la ha visto, ni conoce a nadie que la haya visto.
Entonces, ¿dónde ha ido a parar ese dinero donado por tanta gente?
Según la ley de la India todas las organizaciones misioneras extranjeras deben transparentar sus fondos y su Orden religiosa se niega a publicar auditoria alguna todavía; más aún para no hacerlo guardan su dinero en bancos extranjeros. Según una antigua hermana de la caridad llamada Susan Shields entrevistada en la revista Free Inquiry en invierno de 1997-1998: «Las donaciones llegaban y eran depositadas en el banco, pero no tenían efecto alguno en nuestras ascéticas vidas y muy poco en las de los pobres a quienes tratábamos de ayudar.» Para saber lo que ha hecho con el dinero donado sólo podemos recurrir a una entrevista que hicieron a la Madre Teresa en la que dijo que había abierto unos cientos conventos en mas de cien países. ¿Y qué es lo qué defienden esos conventos para recibir tanto dinero? Nada más y nada menos que hacer más proselitismo a favor del integrismo religioso.
Los católicos indios la han considerado como una persona dogmática. Contraria a las reformas del Concilio Vaticano II. Es contraria al uso de anticonceptivos y al aborto, llegando a calificarlos como el mayor mal de la humanidad en el discurso de la entrega del Premio Nobel de la Paz en 1979. Hizo campaña por el NO durante el referéndum a la eliminación de la prohibición constitucional del divorcio en Irlanda en 1995, posicionándose a favor de la postura conservadora de la Iglesia católica irlandesa de negar el sacramento del matrimonio a las mujeres divorciadas que se casaban por segunda vez, independientemente de que hubiesen recibido malos tratos de sus anteriores maridos. Mientras que meses después en Ladies Home Journal decía que le complacía el divorcio de su amiga la Princesa Diana de Gales, porque en su matrimonio había sido infeliz. Sermones morales a las pobres y condescendencia con las ricas.
Criticaba todo proyecto político que combatiese la injusticia y las desigualdades sociales. A las víctimas del desastre de Bhopal, en 1984, les pedía que olvidasen y perdonasen en vez de exigir indemnizaciones. Y según, la que fue su sucesora hasta hace poco, la Hermana Nirmala Joshi: «La pobreza existirá siempre. Queremos que los pobres vean la pobreza de la manera adecuada, que la acepten y crean que el Señor proveerá.»
Pide la resignación a los pobres de su miseria y explotación, ya que en la vida después de la muerte Dios les ayudará; mientras que a los ricos les pide que limpien su conciencia dando una mísera limosna a los pobres como solución de la pobreza en vez de la mayor parte de su riqueza y la socialización de los medios de producción. Es decir, que para la santa puerca, como para todos los asotanados, la caridad es la única solución para los pobres, y no la Revolución social.
EL DOCUMENTAL