El Buñuel ya es de la gente

El Buñuel ya es de la gente

 Publicado en la web del Luis Buñuel

 

 

El Buñuel ya es de la gente.

Lo sabíamos, lo defendimos y lo conseguimos.

Hace 6 años, el movimiento 15M supuso un despertar del sentimiento de colectividad, una nueva toma de conciencia de que las personas vivimos en comunidad y necesitamos y queremos encontrarnos para hablar y actuar sobre las cuestiones sociales que nos preocupan. Todo esto nos alentó a un grupo de personitas a convocar nuestro primer foro participativo con una propuesta: un Centro Social Comunitario gestionado por las vecinas y vecinos del barrio y la ciudad. Fue el inicio de un sueño colectivo y de un proceso de participación que ha ido configurando lo que hoy todo el mundo conoce como el Buñuel.

Siete foros, cientos de comisiones, decenas de pasacalles, acciones y fiestas reivindicativas e incontables asambleas después, hoy hemos conseguido el convenio de cesión de uso.

Hemos abierto una puerta a la gestión comunitaria, hemos invitado a pasar y muchísimas personas han entrado. Pero además hemos conseguido el reconocimiento de la cultura comunitaria y de la legitimidad de los procesos de transformación que surgen desde abajo, de la autoorganización y la democracia participativa.

Somos miles quienes hemos dado vida al Buñuel. Vecinas, colectivos y entidades nos hemos reapropiado de un edificio municipal abandonado y lo hemos hecho de todas. Queremos agradecer a las personas que creyeron en el proyecto del CSC Luis Buñuel, porque en realidad en quien creían era en ellas mismas, en la gente. Y también damos las gracias a las que nos han cuestionado, porque hemos aprendido a crecer y a convivir juntas, apostando y aportando al bien común.

Sabíamos que iba a ser difícil, pero queríamos ir dando pasos que fueran abriendo la senda para que otras personas puedan crear sus espacios y construir sus proyectos, para que podamos participar de lo que es de todas, para redistribuir el poder desafiando que se nos negara la gestión de un espacio que, en tanto que pertenece a la ciudad, nos pertenece a todas las ciudadanas.

La cesión de uso del edificio es una piedra importante de esta casa, pero lo más importante es que sigamos habitándola, que siga siendo un espacio de inclusión radical de la diferencia, y que los modos de hacer de la cultura comunitaria se extiendan por más barrios, ciudades…

Hoy estamos de celebración, porque sabemos que entre todas se puede, y porque soñar juntas nos ha hecho más autónomas, más conscientes y más felices.