Prosiguen las declaraciones en el caso por la muerte de Víctor Láinez

Prosiguen las declaraciones en el caso por la muerte de Víctor Láinez

Publicado en Arainfo

Este viernes se reanudarán las declaraciones en el caso contra Rodrigo Lanza, actualmente en prisión provisional y en régimen FIES, acusado de golpear a Víctor Láinez quien falleció posteriormente en el hospital

 Este viernes declararán ante la juez Mercedes Terrer las dos jóvenes que acompañaban a Rodrigo Lanza el día en que sucedieron los hechos en el Bar El Tocadiscos de Zaragoza.

Las dos jóvenes salieron del bar a la vez que el acusado con lo que su testimonio podría ayudar a esclarecer los hechos acaecidos entre las dos puertas del bar y en la calle Antonio Agustín, ante las diferentes versiones que sostienen que por un lado Lanza agredió por la espalda a Láinez sin previo aviso, y la que sustenta el propio acusado y uno de sus acompañantes, que aseguran que actuó en defensa propia al verse atacado por el fallecido con un arma blanca.

Precisamente el tercer acompañante de Rodrigo Lanza, que según el atestado policial advirtió que Víctor Láinez iba armado, no declarará este viernes al haber sido apartado después de que la acusación particular, que ejerce Juan Carlos Macarrón, exigiera que sea interrogado en calidad de investigado y no en calidad de testigo como inicialmente le había citado Mercedes Terrer.

Este lunes declararon los clientes presentes y el dueño del bar, declaraciones de las que se entiende que fue Víctor Láinez quien salió tras el grupo que acompañaba a Rodrigo Lanza cuando estos se disponían a marcharse, por lo que no pudieron apreciar si el fallecido trató de agredir a Lanza, así como que Láinez vestía una sudadera por lo que se haría difícil ver los tirantes rojigualdas que portaba en su interior, y que en todo caso estos fueron vistos por los testigos una vez que Lanza ya había salido del bar, tras la pelea, y cuando Láinez yacía en el suelo, como ya se advirtió en el atestado policial.

Los tirantes fueron utilizados por diferentes medios de comunicación tratando de sumar un componente de odio en la pelea, hasta el punto que fue denominado como “el crimen de los tirantes”. Sin embargo, en el atestado policial tan solo uno de los testigos habla de dichos tirantes, que pudo ver tan solo después de la pelea.

En cuanto al primer contacto mantenido por Lanza y Láinez dentro del bar, los testigos aseguraron que no escucharon nada, por lo que se puede intuir que la discusión no fue ni mucho menos acalorada.

De los testigos interrogados este lunes tan solo el propietario del bar aseguró haber escuchado de boca de Víctor Laínez la siguiente queja: “siempre con el mismo rollo, que si soy facha y fascista”, tras la conversación mantenida entre el fallecido y el acusado.

Los testimonios que faltan por ser tomados podrían aclarar la versión del acusado, y arrojar algo de luz en torno al arma blanca con la que supuestamente Láinez trató de agredir a Lanza. Esta arma no ha aparecido, y continúa siendo el principal misterio de los hechos que acabaron con la muerte de Víctor Láinez, y todo parece indicar que, de existir, o bien se quedó en el bar, tenía otro propietario que no era Láinez, o fue ocultada por una tercera persona.

Rodrigo Lanza manifestó que el fallecido blandía una navaja y que en respuesta a ese intento de agresión desplegó una fuerza de carácter defensiva, pero los testigos que han prestado declaración hasta la fecha aseguran no haberla visto. Debido a su ubicación en el bar, cabe la posibilidad de que simplemente no la hubieran visto, por lo que las declaraciones de los tres acompañantes de Lanza serán imprescindibles para tratar de esclarecer los hechos acaecidos.