Elecciones en Cuba: 9 preguntas para entender cómo funciona el sistema político de la isla

Elecciones en Cuba: 9 preguntas para entender cómo funciona el sistema político de la isla

Publicado en RT

Este domingo los cubanos acuden a las urnas para iniciar un proceso electoral que culminará en 2018, con la elección presidencial por parte de la Asamblea Nacional.

Elecciones en Cuba: 9 preguntas para entender cómo funciona el sistema político de la isla

Imagen ilustrativa

Desde 1976, cuando se aprobó la actual Constitución cubana —mediante un referéndum donde votó el 90% del padrón—, en la isla se realizan elecciones periódicas.

Sin embargo, a pesar de que esto sucede hace más de cuatro décadas, es algo prácticamente desconocido a nivel mundial, en gran parte debido al accionar de algunos Gobiernos y medios de comunicación que ocultan esta información.

Escolares saludan mientras un hombre deposita su voto en La Habana, Cuba. / Stringer . / Reuters

Es así que este domingo los cubanos acuden a las urnas para elegir sus representantes locales, dando inicio a un proceso que culminará en 2018 con la elección de la Asamblea Nacional que, a su vez, definirá quién será el próximo presidente del país.

1. ¿Quiénes votan?

Están habilitadas para votar todas las personas de nacionalidad cubana mayores de 16 años. El voto es optativo, sin embargo, en todos los comicios se viene promediando el 90% de participación, muy por encima del resto de los países latinoamericanos, tal como reseña el informe del Tribunal Supremo de Elecciones de Costa Rica.

2. ¿Cómo se eligen los candidatos?

La isla está dividida en cirunscripciones electorales. Antes de cada elección, en cada una de estas se realiza una asamblea en la que pueden participar todos los ciudadanos con derecho a voto.

Entre los miembros de la asamblea se eligen entre dos y ocho candidatos —de acuerdo al padrón— que se postularán para ser electos a la Asamblea Municipal como delegados de circunscripción. No es requisito para candidatearse estar afiliado al Partido Comunista, ya que no se votan listas partidarias, sino personas particulares.

3. ¿Cómo es la campaña electoral?

A diferencia de otras naciones, la campaña electoral no implica un gasto millonario. De hecho, no existe la campaña como tal, sino que todos los candidatos tienen la misma difusión, que consiste en una hoja con su foto y currículum. Garantizar la circulación de esta información depende de la Comisión Electoral de cada jurisdicción.

4. ¿Quiénes son elegidos?

Para ganar la elección en una circunscripción es necesario sumar más del 50% de los votos. En caso de que ningún candidato lo logre, se realiza una segunda vuelta entre los dos más votados.

El escrutinio es un proceso público al que puede asistir cualquier ciudadano cubano, así como también periodistas o diplomáticos extranjeros.

Cubanos se reúnen en la calle minutos antes de presentar nominaciones para los candidatos a asambleas municipales. / Alexandre Meneghini

5. ¿Cómo se eligen las instancias superiores?

Una vez electos los representantes municipales se debe pasar a elegir a las personas que integrarán las asambleas provinciales y, de allí, a la Nacional. Aquí se mantiene el voto directo, pero la postulación de candidatos es indirecta.

La Asamblea Municipal elige el 50% de las candidaturas entre los delegados de circunscripción. La otra mitad son otras personas de la localidad, principalmente referentes de organizaciones de la sociedad civil, como la Central de Trabajadores de Cuba o la Federación de Mujeres Cubanas.

6. ¿De qué manera se eligen las instancias ejecutivas?

Cada asamblea, sea municipal, provincial o nacional, elige de entre sus miembros la instancia ejecutiva. En el caso de las dos primeras se trata del Consejo de Administración. Y a nivel nacional se conforma el Consejo de Ministros y se elige al jefe de Estado.

En este aspecto se trata de un sistema similar al del parlamentarismo de países europeos como Reino Unido o Alemania.

7. ¿Qué obligaciones tienen los legisladores?

Todas las personas electas para un cargo público en Cuba no perciben un sueldo específico, sino que mantienen el salario que tenían en su trabajo previo. Además, una vez finalizado el mandato regresan a su antigua labor.

Asimismo, por lo menos dos veces al año cada delegado debe realizar una asamblea de rendición de cuentas ante sus electores. Si estos consideran que no está cumpliendo bien sus tareas pueden revocarlo y exigir una nueva elección.

Una mujer sale de una cabina de votación en una escuela en La Habana el 19 de abril de 2015 / Stringer . / Reuters

8. ¿Por qué las asambleas tienen pocas sesiones?

Las distintas instancias de Gobierno cubano se reúnen pocas veces al año. Esto se debe a que cada delegado de circunscripción debe pasar la mayor parte de su mandato recorriendo su zona y recogiendo los reclamos y propuestas de sus electores.

9. ¿Que es el modelo de ‘parlamentarización de la sociedad’ que se aplica en Cuba?

Tal como reseñó en el libro ‘Cuba y la lucha por la democracia’ el excanciller y expresidente de la Asamblea Nacional cubana, Ricardo Alarcón, el modelo aplicado en la isla se asienta en el concepto de “parlamentarización de la sociedad”, del austríaco Hans Kelsen.

Este planteo sostiene que en las sociedades modernas es imposible desarrollar una democracia directa permanente debido a la cantidad de población y la extensión de los territorios. Para salvar ese problema, Kelsen propone reproducir pequeños parlamentos en todas las instancias necesarias.

Santiago Mayor

_____________________________________________________________________________

En Cuba hay elecciones y son infinitamente más democráticas que los simulacros electorales de España y otras partes del mundo (texto y video)

Esta información es fundamentalmente para gente honesta de la izquierda sin entrecomillar que, lamentablemente, aún cree lo que dice la derecha en sus medios de (des)información, que, sorprendentemente, son los que habitualmente leen. Ésta última asegura que en Cuba no hay elecciones o, en su defecto, que son antidemocráticas.

Pero lo cierto es que Cuba nos lleva siglos luz en cuanto a prácticas democráticas se refiere. En la Isla irredenta los representantes del pueblo son elegidos por el propio pueblo desde la base y, sin duda, sus elecciones son infinitamente más democráticas que el sistema impuesto por la burguesía y aceptado casi como excelente por la izquierda (sin entrecomillar) de los países capitalistas.

Ayer mismo hubo elecciones en Cuba. Lean y visualicen esta noticia.  

 

 

No hay más que abrir un periódico o escuchar un noticiero: Régimen castrista, Una dictadura de casi 60 años, A la oposición política no se le permite ningún derecho constitucional aquí en Cuba, Porque en Cuba hay un régimen, que es una dictadura, se pongan como se pongan algunos, El régimen de Castro, Régimen castrista, régimen, dictadura…

Para quienes sólo escuchen la propaganda de los grandes medios podrá resultar sorprendente descubrir que en este mes de noviembre hay elecciones en Cuba.

En Cuba existen 2 tipos de procesos electorales: Elecciones Generales y Elecciones Parciales

  • Las Elecciones Generales se  producen cada 5 años. En ellas:

Se elige a los Diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular

Y a los Delegados de las Asambleas Provinciales del Poder Popular

  • Las Elecciones Parciales son cada 2’5 años,

En ellas se elige a los Delegados de las Asambleas Municipales del Poder Popular

En Cuba el Voto es libre, igual y secreto. Cada elector tiene derecho a un solo voto

Todos los cubanos mayores de 16 años tienen derecho a votar, y a ser elegidos como delegados de las Asambleas Municipales y Provinciales del Poder Popular. Para ser elegidos Diputados de la Asamblea Nacional se deben tener 18 años

Al contrario que en los sistemas europeos, en los que los partidos políticos con más recursos económicos llevan a cabo mejores campañas de promoción, lo que se traduce en los resultados electorales, en Cuba con el fin de garantizar la igualdad entre todas las candidaturas, no se realizan campañas electorales, ni existe la propaganda, ni listas de partidos. Los cubanos votan directamente a los candidatos. Las Comisiones Electorales colocan una fotografía y la biografía de los candidatos propuestos en lugares de afluencia de la población, que será la única información pública dirigida al electorado

Las comisiones electorales supervisan los procesos para la nominación de los candidatos, que se proponen en asambleas de vecinos de cada barrio o circunscripción electoral. Cualquiera puede proponerse a sí mismo, o a otro candidato. Una vez propuesto, en la asamblea se explican los méritos y cualidades de las personas propuestas. A continuación, el vecindario vota a mano alzada y decide por mayoría las candidaturas finales. Así se elige a los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular.

Es interesante destacar que en las elecciones parciales más recientes fueron postuladas 170 candidaturas de la famosa “disidencia”, pero sin ayuda de la maquinaria de propaganda, nadie resultó elegido.

Para las Asambleas Provinciales y la Asamblea Nacional, los candidatos son postulados a través de los delegados municipales y también de organizaciones de la sociedad civil, como confederaciones de trabajo, estudiantiles, u organizaciones de mujeres. Finalmente la Asamblea Nacional es quien escoge el Consejo de Ministros y el presidente. Tras cumplir 2 mandatos, Raúl Castro ya anunció que no continuará como presidente.

Para hacernos una idea de lo diferente que es el sistema electoral cubano, vamos a aportar algunos datos:

  • Las urnas son custodiadas por escolares de enseñanza primaria
  • El escrutinio se realiza de forma pública y puede ser observado por cualquier persona, cubana o extranjera
  • Ningún diputado o delegado electo recibe salario o dieta por su condición de representante público. No son políticos profesionales, aunque quienes deben dedicarse a tiempo completo a esta actividad pública pueden liberarse de su actividad habitual, recibiendo a cambio el mismo salario
  • Los elegidos pueden ser revocados en cualquier momento de su mandato

y tienen la obligación de rendir cuentas dos veces al año a su electorado. Los ciudadanos pueden plantear aportaciones y críticas durante la rendición de cuentas

Al contrario que en otros países de la zona, en Cuba el voto es voluntario, por lo que tiene aún más relevancia que en todos los procesos electorales realizados, la participación siempre haya sido superior al 95%

Si comparamos el menor dato de participación obtenido en Cuba, que corresponde al año 2002, con un 95,8%, con los datos de participación de países europeos en sus últimas elecciones, vemos que en general están muy por detrás.

Vistos todos estos datos, cabe preguntarse por qué está tan extendida la versión de que Cuba es una dictadura, en la que sus ciudadanos están oprimidos, y no disponen de libertad para decidir quiénes deben ser sus representantes políticos

Por un lado, es simplemente una de las caras del bloqueo contra Cuba. El brutal bloqueo económico liderado por EEUU viene acompañado de un bloqueo mediático donde se demoniza todo lo que tenga que ver con Cuba.

Por otro, el hecho es que el sistema político cubano representa una democracia popular donde los electores están cercanos de sus representantes. Y esto constituye por sí mismo una alternativa a las llamadas “democracias liberales”, o pluripartidistas. Bajo la ilusión de la libertad de elección, la verdad es que en el capitalismo el sistema resulta totalmente tergiversado. Las clases dominantes utilizan su control sobre los medios y las millonarias contribuciones hacia los partidos políticos para salvaguardar sus intereses.

A modo de ejemplo, veamos lo que se gastaron los partidos políticos con más éxito en España, en las elecciones de diciembre de 2015:

Podemos ver que ninguno se gastó menos de 2 millones de €, y el partido que obtuvo más votos fue el PP con 12,7 millones de €

Ante esto nos cabe preguntar:

  • ¿Quién paga esa promoción?
  • ¿Que intereses van a ser defendidos por los gobernantes elegidos?

Preguntas obvias con respuestas obvias…

Pero mientras los medios sigan con su propaganda, el pueblo cubano seguirá, con su voto, decidiendo libremente su camino.