Betis Sport Bar deja sin baja por enfermedad a un joven trabajador con cáncer

Betis Sport Bar deja sin baja por enfermedad a un joven trabajador con cáncer

Actualización: El SAT ofrecerá una rueda de prensa el 7 de agosto a las 12.00 del mediodía en su sede de Sevilla en Blas Infante, 4, 8ª planta.

Desde el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) de Sevilla queremos alertar sobre los indignantes hechos acaecidos en el bar de la ciudad deportiva del Real Betis. Nuestro Grupo de Acción Sindical está asesorando a Francisco José Ávila Calvo, “Fran”, de 25 años, con novia y el hijo de esta a su cargo. Fran ha estado trabajando desde los 14 años, incluso en el extranjero. Casi siempre en hostelería, pero también ha sido repartidor e incluso ha trabajado en el campo. Su vida ha estado marcada por la lucha contra esa pobreza que, según algunos, no existe en nuestro país.

Fran ha estado trabajando para el Betis Sport Bar desde febrero como cortador de jamón. Desde marzo y abril notó fuertes náuseas y dolores de espalda. Faltó varios días (salteados) por este motivo, y ya entonces fue cuestionado su compromiso con la empresa. Él creía que esos dolores no serían nada grave y necesitaba el dinero: por eso siguió trabajando para el empresario José Joaquín Suárez Tejeiro, de la empresa “Esencias de jabugo”, que cuenta con la concesión de dicho bar por parte del Real Betis Balompié.

El SAT cuenta con testigos y pruebas de que los empleados trabajan hasta 80 horas semanales, pero solo cotizan dos horas al día. Además, son varios los trabajadores descontentos con los abusos a los que los somete la empresa y el flagrante incumplimiento de toda la legislación, empezando por el convenio de hostelería. En abril, Fran se encontraba muy mal, pero en el bar no se lo tomaban en serio y lo consideraban “un quejica”. En mayo, Fran nota un bulto en el vientre, pero continúa “currando” todas las horas diarias: turnos de 10, 12 e incluso 14 horas. Tiene anemia. Con todo, hasta el día 17 (el mismo día de su hospitalización) continúa en el tajo.

Ese día 17 lo ingresan hasta el 22 de mayo, haciéndole duras pruebas. Su jefe le dice por teléfono que no se preocupe por su situación en la empresa, que “la salud es lo primero”. Le descubren un tumor en el duodeno. Fran acude al médico de cabecera a pedir la baja por enfermedad el día 26, y es entonces cuando el médico le da el mazazo: ya está de baja y no aparece en la seguridad social. Ha estado trabajando sin estar dado de alta en la seguridad social desde el día 6, sin saberlo. En febrero tampoco estuvo dado de alta, pese a trabajar allí a diario, cosa que puede ser demostrada fácilmente. Actualmente, José Joaquín Suárez Tejeiro niega que Fran Ávila trabajara allí hasta el día 17: también en este caso las pruebas son abrumadoras, y solo lamentamos que la justicia sea lenta y haya que esperar tanto para esgrimirlas ante un tribunal.

Cuando, perplejo y angustiado por lo que le dijo el médico de cabecera, Fran va a hablar con el empresario, este le dice que “no tiene dinero” y que se busque “otro trabajo”. De este modo, Fran se ha quedado sin baja por enfermedad. No puede solicitar ninguna prestación: al no ser consciente de que estaba dado de baja, los plazos para solicitarlas ya han expirado. Y todo ello, en una situación límite, teniendo que afrontar el pago de su alquiler y sin la baja que se merece por el trabajo que ha realizado, por no hablar del apoyo económico que debería corresponderle por el mero hecho de haber nacido.

Desde el SAT, queremos denunciar públicamente esta tremenda injusticia y anunciar que iniciaremos movilizaciones y protestas hasta que esta situación se arregle. Exigimos para Fran lo que se merece: la nulidad del despido, que vuelva a estar dado de alta y que le sean abonados todos los salarios de tramitación que no podrá percibir mientras dure esta situación. Especialmente, llamamos a la masa social bética a unirse a esta reivindicación, para que los trabajadores de este club no sean abandonados a su suerte una vez extraídos los jugosos beneficios por parte de empresarios piratas.

¡Fran Ávila solución!

Betis Sport Bar: despido nulo para que Fran sobre su salario y pueda afrontar su enfermedad con lo que le corresponde según la legalidad

Aficionados béticos: sumaos para defender a un camarero que perteneció a vuestra familia y dio muchas horas por el club