Aparecen nuevos datos de corrupción en la construcción de los hospitales “privados” de Madrid

Aparecen nuevos datos de corrupción en la construcción de los hospitales “privados” de Madrid

Por CAS Madrid

Medios informativos anuncian hoy que funcionarios de la Consejería de Sanidad han acudido voluntariamente a la justicia, para poner en su conocimiento presuntas irregularidades cometidas en el proceso de privatizacion de los hospitales de Madrid.

Este proceso se inició en 2004, hace 13 años, momento en el que creamos CAS para intentar paralizar la puesta en manos privadas por 30 años (prorrogables otros 30) de la primera tanda de 8 hospitales modelo concesión. Desgraciadamente no logramos en aquel momento, ni los apoyos, ni la movilización suficiente para paralizar la privatización.

En este momento nos alegramos de que funcionarios públicos, que tomaron parte en el proceso de licitación y seguimiento, acudan a la justicia para denunciar posibles irregularidades. Esperamos que esto sirva para que los funcionarios que conozcan posibles irregularidades lo denuncien ante la justicia y no esperen 13 años.

Desde CAS recordamos que el proceso de privatización sigue en marcha en todo el estado gracias a la vigencia de la Ley 15/97, ley “olvidada” por todos los partidos con representación parlamentaria, ya que ninguno exige ya su derogación.

Al mismo tiempo, recordamos que ningún gobierno, ni siquiera “los del cambio” ha iniciado ningún proceso de rescate de los centros privatizados en los últimos años

Seguir leyendo:

CASO PÚNICA

Dos testigos admiten irregularidades en la trama del 1% que financió al PP con la construcción de hospitales.

Dos funcionarios de la Consejería de Sanidad en Madrid reconocen a la Guardia Civil que la administración autonómica escogió el método más arbitrario y gravoso para las arcas públicas en los contratos de publicidad del plan de infraestructuras sanitarias 2004-2007, con los que supuestamente se financió de forma irregular al PP. La justicia sostiene que el 1% de la construcción de 8 hospitales y 57 centros de salud de aquel plan, cerca de 23 millones de euros públicos, sirvió en parte para pagar campañas del PP

Alberto Ruiz Gallardón y Esperanza Aguirre frente al hospital de Vallecas / CADENA SER

Dos funcionarios de la Consejería de Sanidad, el jefe de contratación de obras y un técnico de apoyo, han acudido voluntariamente a la Guardia Civil, y han confesado supuestas irregularidades en la campaña publicitaria de los 8 hospitales y 57 centros de salud construidos con el plan de infraestructuras sanitarias 2004-2007 de Esperanza Aguirre. Parte de los 23 millones destinados a aquella campaña publicitaria, sirvieron para financiar al PP de Madrid, según la documentación obtenida por los investigadores.

En las actas de declaración de los testigos, a las que ha tenido acceso la SER, ambos admiten que Sanidad, en tiempos del consejero Manuel Lamela, escogió el método más caro y perjudicial para el erario público con aquellos contratos, y que había una fórmula mejor que fue desechada: el concurso público.

La trama del 1% funcionó de la siguiente forma, según los investigadores. La administración autonómica establecía que el 1% del precio total de la construcción de cada centro sanitario, debía ser destinado a publicitar el mismo. Las adjudicatarias de los hospitales, entre ellas OHL, FCC o Acciona, subcontrataban esos trabajos a dedo a las empresas que hacían las campañas electorales del PP. Sobre todo a Over Marketing, principal sospechosa de participar en la trama de financiación en negro de este partido entre 2007 y 2011.

Supuestamente, el PP no pagaba o pagaba a un precio inferior al de mercado a las empresas que le hacían la campaña electoral, que a cambio eran compensadas y pagadas con dinero público de este uno por ciento desde la Consejería de Sanidad. También había otras fórmulas de pago desveladas por la investigación, como la fundación Fundescam; subvenciones públicas; o con el dinero destinado al funcionamiento del grupo parlamentario en la Asamblea de Madrid entre otras.

Los dos testigos son tajantes ante la Guardia Civil. Hubiera sido mucho menos caro para la administración y más “transparente” convocar un concurso público para la campaña publicitaria de los hospitales, que destinar el 1 por ciento de cada centro sanitario, que corría a cargo de Sanidad pero que las adjudicatarias concedían a las empresas que querían. Y siempre eran las mismas. Aquellas que llevaban las campañas electorales del PP.