El Fascismo aparece en Vestas

El Fascismo aparece en Vestas

 

thumbnail_WP_20170223_001

 

Aviso para navegantes

En nuestro país estamos acostumbrados a que los acontecimientos ocurridos en Europa se nos presenten años después, no tenemos más que revisar las noticias de hace unos años y comparar con las actuales.

Recuerdo que se comentaba en una Europa inmersa en crisis, la aparición de partidos minoritarios de extrema derecha, con expresiones de simbología fascista que se miraban con indiferencia por una inmensa mayoría, gracias a ello, hoy en día estos partidos han conseguido introducirse en instituciones  y en parlamentos.

Algunos hoy se comportan de la misma manera que hicieron nuestros vecinos cuando  comenzaron las primeras señales.

Desde colectivos, sindicatos y organizaciones sociales vamos viendo como los poderes hacen leyes restrictivas con las libertades, la democracia, ordenan operaciones policiales contra sectores críticos y como manipulan la justicia en su propio interés

Por no irnos muy lejos, el pasado 23 de febrero, fecha de la intentona golpista del año 1.981, en la empresa que trabajamos, Vestas Eólica ubicada en La Muela, pudimos ver como un trabajador anónimo colocó un cartel con apología fascista en el vestuario en el que nos cambiamos los trabajadores y del que la mitad pertenecemos a un sindicato que representa valores contrarios al fascismo.

 

thumbnail_WP_20170223_002

 

Como era de esperar se comunicó a la compañía y esta únicamente envió una nota en la que indicaba que no permitiría ninguna muestra política de ningún tipo en sus instalaciones. Tomando por el mismo rasero apología fascista con información de manifestaciones de apoyo a sindicalistas represaliados.

El comportamiento de una parte de la sociedad hacia estas expresiones sigue siendo la misma a lo largo de la historia, la complacencia de la clase dirigente y un discurso populista que arrastra a las clases populares hacia posiciones derechistas que termina apoyando a partidos que finalmente aplican el totalitarismo reaccionario.

Por todo esto, conviene fijarse en los pequeños detalles que nos rodean y no tender a banalizar situaciones como la vivida en Vestas, revisemos el panorama actual y pensemos si se va sintiendo el aliento del  populismo ultranacionalista,  xenófobo, militarista que ningunea la democracia y demuestre un visceral anticomunismo.